Barreras arquitectónicas en edificaciones

En el artículo de hoy hablaremos sobre las barreras arquitectónicas en edificios, los tipos de barreras que existen, sus posibles soluciones, y la normativa que hay respecto a estas.

Qué son las barreras arquitectónicas

Las barreras arquitectónicas son obstáculos que dificultan o impiden el acceso a un espacio a determinados usuarios. A causa de estas, las personas con discapacidad, con movilidad reducida o las personas mayores, no pueden desplazarse por determinados espacios de forma autónoma.

Se denomina como barrera arquitectónica desde un pequeño bordillo en la acera hasta un edificio de múltiples plantas sin ascensor. Ambos ejemplos dificultan o imposibilitan el acceso a las personas con movilidad reducida, impidiendo la autonomía de las mismas y generando y perpetuando la desigualdad de oportunidades. Aunque se está trabajando para cambiar esta realidad, aun a día de hoy existen muchos entornos que no están diseñados para favorecer la accesibilidad.

Barreras arquitectónicas

Existen tres tipos de barreras arquitectónicas: las urbanísticas, en espacios públicos, las de edificaciones en edificios tanto públicos como privados y las del transporte público. En el artículo de hoy nos centraremos en las barreras arquitectónicas de edificaciones como pueden ser los accesos al portal, los edificios de varias plantas sin ascensor o los pasillos estrechos.

Normativa sobre supresión de barreras arquitectónicas

La eliminación barreras arquitectónicas en edificaciones está regulada por la Ley de Propiedad Horizontal. En caso de que uno de los propietarios en cuya vivienda viva, trabaje o preste servicios voluntarios una persona con discapacidad o mayor de setenta años, solicite la adaptación de los espacios comunes del edificio, esta ley especifica dos niveles de obligatoriedad:

  1. Régimen obligatorio. Siempre que la obra no exceda el coste de 12 mensualidades, la obra para la eliminación de las barreras arquitectónicas en los espacios comunes del edificio será obligatoria.
  2. Régimen de mayoría. Si el coste de la obra es mayor a 12 mensualidades, será necesario el voto favorable de la mayoría de los propietarios (el 51% de los votos) para llevar a cabo la supresión de las barreras arquitectónicas del edificio.

De esta manera, si las obras las solicita un propietario con interés legítimo, en el primer caso esta será de obligatoria aceptación por los demás propietarios, y en el segundo caso se requerirá la aprobación de la mayoría de propietarios.

Adaptaciones arquitectónicas

En muchas ocasiones, las personas sin movilidad reducida y sin personas en su entorno que tengan diversidad funcional, no son conscientes de los impedimentos que tienen en su entorno. A continuación, veremos diferentes barreras arquitectónicas que podemos encontrar en muchos edificios, y posibles soluciones o adaptaciones arquitectónicas que podrían aplicarse para conseguir una accesibilidad total.

Ejemplos de barreras arquitectónicas:

  • Entrada con escalones o cuestas demasiado pronunciadas
  • Puertas muy estrechas
  • Puertas giratorias
  • Zonas de paso estrechas
  • Desnivel con escaleras antes de la entrada al ascensor
  • Pavimentos discontinuos
  • Interruptores, pomos y pulsadores a una altura excesivamente elevada
  • Espacio insuficiente para realizar giros con la silla de ruedas
  • Obstáculos o muebles que dificulten el paso
Barreras arquitectónicas adaptabilidad

Estos son algunas barreras arquitectónicas con las que las personas con diversidad funcional tienen que lidiar cada día. Y la solución es simple: diseñar espacios adaptados para todo tipo de usuarios. Espacios amplios sin escalones, ni obstáculos, ni desniveles.

Sin embargo, a pesar de que los edificios de nueva construcción cada vez piensen más en la usabilidad y en la accesibilidad y estén adaptados para personas con movilidad reducida, el problema está en los edificios de construcción anterior.

Existen muchos edificios que fueron construidos antes de que la accesibilidad fuera un requisito a la hora de diseñar los espacios comunes. Como consecuencia, estos no respetan estas medidas, y actualmente se enfrentan a la dificultad de adaptar los espacios comunes a todo tipo de usuarios. Debido a lo cual muchas comunidades de vecinos tienen la necesidad de contratar un servicio de reforma que suprima las barreras arquitectónicas de sus edificios.

Las soluciones no son siempre fáciles, por ello, es necesario contratar una empresa de rehabilitación o reforma que diseñe la adaptación del espacio. Esta se encargará de ofrecer las soluciones que sean necesarias. Adaptando el entorno con rampas, ascensores o plataformas elevadoras y de eliminando los obstáculos para conseguir un espacio totalmente accesible.

Conclusión: Adaptaciones arquitectónicas

En definitiva, como hemos podido ver en el artículo de hoy, como propietarios de edificio, deberíamos asegurarnos de que los espacios comunes sean totalmente accesibles. Aunque ninguno de los propietarios tenga movilidad reducida, todos nos hacemos mayores. En cualquier momento uno de nuestros vecinos podría solicitar la eliminación de las barreras arquitectónicas que haya en el edificio.

basabide vitoria-gasteiz

Si tras leer este artículo has podido identificar alguna barrera arquitectónica en tu edificio, y te gustaría eliminarla para ofrecer un acceso igualitario a todos los usuarios, no dudes en pedirnos presupuesto. En Basabide somos expertos en adaptaciones arquitectónicas. Echa un vistazo a las soluciones que hemos ofrecido a diferentes edificios, y contacta con nosotros si tienes cualquier duda al respecto.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés, te esperamos en el próximo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *